Archivo de la etiqueta: universidad

1931. El problema de la coercion juridica y su estado actual

1931. El problema de la coerción jurídica y su estado actual

L. J. Rosso, Buenos Aires, 1931

1931_coercion_juridicaReconstrucción de la conferencia dada en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, de La Plata, el 28 de Abril de 1931, con motivo del concurso para optar a la cátedra suplente de Filosofía del Derecho. Los miembros del Consejo Académico allí constituidos, doctores Lascano, Luna, Galli, Giuffra y Díaz Cisneros, decidieron favorablemente por unanimidad quedando el asunto para resolución del Consejo.

1947. La funcion social de las escuelas de abogacia

1947. La funcion social de las escuelas de abogacia

3ra. ed., Imprenta de la Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, 1947.

1947_funcion_social_tapaAceptemos que la Universidad esté en ruinas. Pero, por grande que sea la gravitación política que la Universidad padezca en estos momentos, a nadie se le escapa que está en la naturaleza misma de la Institución, un desarrollo paulatino de años y de décadas en que, por propio impulso, se ha de ir despolitizando hasta recuperar su nivel académico. Nada más estéril —porque ni siquiera la dignidad del gesto es compensación suficiente para las generaciones venideras—, que el alejamiento voluntario de las vocaciones universitarias en esta hora de la reconstrucción. Ha de pesar en nuestras conciencias si, al amparo de estos alejamientos voluntarios, se facilita la entrada al claustro de gente sin vocación docente y sin amor a la ciencia porque serán ellos los que, al correr de los años, organizados en nuevas camarillas, reeditarán los agravios de que acusamos al régimen caído, siguiendo su mismo procedimiento. En esta hora de la reconstrucción universitaria, cuando se defina la nueva función social que los tiempos asignan a las Facultades de Derecho, pujarán todas las ideologías por adueñarse de la hebra de argentinidad en que consiste su espíritu. Pero la argentinidad no admite otra definición que la que emerge de nuestra propia historia, desde el 25 de Mayo de 1810 hasta la fecha. No pueden definirla ni el catolicismo en la plenitud reaccionaria de su filosofía desertora de la Modernidad, ni el totalitarismo en la desesperación de su ideal político espiritualmente vencido en el mundo civilizado, ni el españolismo en la huera jactancia de unos mitos sobre virtudes morales que no son las virtudes del trabajo y la tolerancia sobre las que se ha constituido la cultura del Occidente. Por eso, en la reconstrucción universitaria, tenemos todavía mucho que hacer y mucho que decir los que, de algún modo herederos de las dos grandes Revoluciones liberales del siglo XVIII, sabemos que, si bien ha muerto el régimen de una producción económica no planificada, vive y vivirá por los tiempos de los tiempos, como un diamante que va ganando en luces cuanto más se lo talla, el ideal supremo de la personalidad humana como un fin en si, valor vertebral de una organización jurídica cuyo concepto de la justicia social contemple todos los esfuerzos y asegure para todos los beneficios de la libertad.

1987. Otoño filosófico en las universidades argentinas

Otoño filosófico en las universidades argentinas

Lecciones y ensayos, Nº 48, Buenos Aires, Astrea, 1987

tp_lye_0048

Desde hace mucho tiempo el tema de una decadencia universitaria ya visible y latente, está en el lenguaje de todos aquellos que, como docentes o alumnos, sienten que tienen algún compromiso con la Universidad. Particularmente, el tema estuvo siempre entre los que más me inquietaron, acaso porque toda mi vida intelectual se desarrolló entre los claustros, acaso porque la Universidad merece -sea cual fuere su estado- una preocupación incardinada con el compromiso existencial de todos. Hace casi sesenta años mi tesis doctoral versó sobre la Universidad argentina; seis décadas han pasado y la cuestión tiene la misma actualidad; en la misma medida en que es allí donde las generaciones de hombres y mujeres se educan o no, donde se hace o se deshace el porvenir, debería crecer la preocupación oficial y la responsabilidad de los profesores. También deseo presentar la semblanza de lo que era la enseñanza de la filosofía del derecho en la Argentina como nivel latinoamericano, antes de ocupar yo la cátedra en la Universidad Nacional de La Plata; la transformación que sufrió esa enseñanza en todo el subcontinente desde 1935 en adelante con motivo de mi docencia en esa Universidad y en la de Buenos Aires desde 1947; cuál ha sido la situación de esa enseñanza con motivo de mi separación de la cátedra en 1956 por el gobierno militar entonces en el poder; y cuál es la situación actual, con profesores de distinto rango intelectual y preocupaciones científicas también diferentes. Por último, deseo plantear como interrogante si mi enseñanza universitaria desarrollada como filosofía de la ciencia del derecho, ha demostrado contener, por su dualidad, algún germen de importancia como filosofía fundamental para los filósofos y como metodología científica para los juristas.