Archivo de la etiqueta: Revista de la Facultad de Derecho de México

1972. La lógica jurídica y su denominación

La lógica jurídica y su denominación

Revista de la Facultad de Derecho de México, UNAM, Número 87-88, México, 1972

RFDM_87-88

La Lógica jurídica tiene ganada, en los últimos 30 años, su carta de ciudadanía en las más altas cumbres de la meditación filosófica actual, “Lógica del deber ser”, “Lógica normativa” y “Lógica deóntica” son los tres nombres sinónimos con que a ella se la denomina en la tematización que a su respecto hacen los más distinguidos lógicos, filósofos y iusfilósofos de nuestra época. Agréguese a este avalamiento de las mejores firmas, el uso del extraordinario aparato publicitario que la Lógica simbólica tiene a su disposición en el mundo contemporáneo a través de revistas, universidades, institutos y congresos (y que ha podido ser usado por el interés iusfilosófico debido al hecho fortuito de que uno de los lógicos más eminentes del mundo contemporáneo volcó de lleno su atención en este tema como lógica modal) y se comprenderá entonces sin dificultad cómo, sobre este tema, la filosofía general ha entrado en un diálogo sin recelos con la iusfilosofía. El hecho es auspicioso porque en general el mero filósofo juzga a la Filosofía del Derecho como un suburbio filosófico carente de interés para él no sólo por la presunta insignificancia de sus problemas sino además (cosa en gran medida perfectamente justificada), por la inautenticidad filosófica y la inmadurez mental que domina en los tratados de Filosofía del Derecho, como un débito de los autores.

Fuente

1958. Las tendencias actuales del derecho

Las tendencias actuales del derecho (bases para su análisis)

Revista de la Facultad de Derecho de México, Nº 30, México, 1958

RFDM_30

El Derecho existe como actualidad. Esto es una evidencia; no interesa aquí aclarar por que sólo el jurista egológico puede dar razón de esta evidencia; nos basta atenernos a ella: el Derecho existe como actualidad; existe en la medida en que se actualiza, por eso es forzoso que haya en él una tendencia a la actualidad. Calando hondo, la expresión resulta redundante. Pero la expresión nos sirve para justificar que preguntemos por las tendencias actuales del Derecho, las cuales son actuales no solamente por ser las de ahora, sino también por ser las que están actuando en su seno para darle fisonomía concreta. Con esto estamos ya en el tema que promete esta meditación: tendencias actuales del Derecho. Sin embargo, debo excusarme acerca de la realización de esta tarea, porque es una tarea imposible dentro del marco de espacio y tiempo que una breve meditación me concede. Para afrontar mi compromiso, debo limitarme; y en el modo de limitarme, me encuentro con dos caminos opuestos.

Fuente