1927. La Reforma Universitaria o el problema de la nueva generación

La Reforma Universitaria o el problema de la nueva generación

2da. ed., Espasa Calpe, Buenos Aires, 1927

El gran conflicto por que pasó la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Buenos Aires, a principios de 1923, me hizo abandonar la idea que tenía de dedicar a la Nueva Universidad, un estudio que me llevara todo el tiempo que exigiera la magna naturaleza del asunto. La necesidad de robustecer doctrinariamente los altos intereses que peligraron en la antedicha crisis, me obligó a concretar mis reflexiones en palabras en el brevísimo plazo de cuarenta y seis días. Pruebas irremediables de esto fueron los numerosísimos errores tipográficos, a veces graves, de las segundas copias que, sin corregir, se dieron a la publicidad como primera edición. Con todo, la premura del tiempo cobró otros tributos mayores. Muchas instituciones fundamentales quedaron sin un completo desenvolvimiento analítico; en algunos casos apena si se llegó a un esbozo. Tal así lo relativo a la extensión universitaria, al seminario, a la doctrina por primera vez enunciada en el antiguo capítulo IV que considera a la Reforma Universitaria como parte do la Reforma Social, y muchos otros puntos que una comparación entre ambas ediciones pone inmediatamente de relieve. Ahora que he pasado los cuatrocientos días en redactarla, cada parte lleva la proporción que le corresponde en la teoría (…) Hoy presento el libro dividido en dos partes. Llamo a la primera La Reforma práctica, y en sus dos capítulos se responde a las cinco preguntas antes formuladas, es decir, se enfoca la realidad acaecida. La segunda parte denominada La Reforma teórica, trata de mostrar en esta realidad en desenvolvimiento, los caracteres donde se involucran las fuerzas directivas de la misma, así como su absoluta justificación, para que al dirigir la voluntad humana la evolución de esas fuerzas, pueda llegarse a las instituciones que las expresen plenamente, sin vacilaciones ni tardanzas. Por último, antes de la primera parte, he separado y desenvuelto como un capítulo de introducción, los dos primeros capítulos y otros párrafos de la primera edición, que desenvolvían una interpretación idealista de la Historia, indispensable para comprender debidamente la doctrina de la Reforma Universitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Introduce el número faltante * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.