1929. Las paginas de seda

Las páginas de seda

Sociedad de Publicaciones El Inca, Buenos Aires, 1929

paginas_seda

Para quien vive en la torre de marfil, el mundo se identifica con el yo. E inútil resulta, de este modo, el esfuerzo metafísico para desentrañar el valor como algo objetivo, de la valoración del sujeto. Pero los sentimientos ¿no están, acaso, necesariamente exclaustrados en la torre de marfil, en un encierro doloroso y bello. Y así, vana alaharaca retórica resultan las preceptivas, tanto la que antes condenaba a crear con riqueza, como la que hoy condena a crear con pobreza. Ciertamente que el Arte supera al sentimiento en la medida de su objetividad. Pero venga entonces la Filosofía del Arte para explicarlo y darnos su conocimiento, mas no para crearlo ni darnos su vivencia. Doble y noble misión del espíritu, de las cuales solo una es patrimonio del poeta. El poeta, en cuanto tal, está más allá de toda retórica, entendiendo por ésta cualquier filosofía del arte que pretenda crear arte. ¿Cómo, pues, derivar el valor de una obra por el grado de aceptación que muestre para una retórica? El poeta, en cuanto tal, solo vive; su empeño es expresarse como realización de vida y nada más. De ahí que su mundo sentimental lo confine a la torre de marfil; lugar situado más allá de toda retórica, pero donde todo poeta sufre noble y patético exilio. Por eso el poeta vive solo para sí. Podrán los demás, en diferentes grados, participar de su vida vivida, pero ello ¿no se cumple acaso en la medida en que cada uno es poeta, es decir, en que realiza su propia vivencia sentimental con la expresión que le llega? Como explicación filosófica muy de acuerdo en que será más poeta aquél que logre una expresión donde más universalmente puedan expresarse los sentimientos. Pero para la creación artística, con todas las exigencias de su objetividad, nada se adelanta con la explicación si en cada mundo subjetivo el sentimiento no hace su obra; en esos mundos subjetivos impenetrables para los otros, donde el espíritu no tiene más ley que la libertad de su vida interior que es, así, la ley única del Arte. Y de tal modo sabemos ya el para qué del Arte y el para qué de la Filosofía del Arte. Pero la retórica ¿para qué? Tucumán, Septiembre de 1928.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Introduce el número faltante * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.